Blog

 

Noticias

Publicado por sara en Noticias

Ellos también tienen propósitos

Y llegó el 1 de enero. Todos los adultos llevan una temporada (algunos, muy larga) buscando y apuntando todo aquello que quieren cambiar, mejorar o incorporar para el siguiente año. Los humanos se ponen unos objetivos, unas metas que tendrán que realizar a lo largo del año 2017, en este caso.

Las metas y los objetivos mantienen a la mente enfocada en el éxito del resultado de estos, llevando a la persona a un estado de bienestar. La lucha, la dedicación, la visión de oportunidades, el uso del potencial de cada persona para conseguirlas y la superación, son los componentes que forman la ruta hacia la vitalidad, la satisfacción y la energía positiva, siendo beneficioso para la mente del ser humano.

¿Pero por qué no trasladamos esto también a los niños?

Los niños deben también ponerse metas y objetivos pero teniendo en cuenta un pequeño-gran punto: no se puede estar anclado a lograr los propósitos, ya que el no alcanzarlos puede llevar al fracaso y a la desconsuelo. Y más en niños. Los propósitos son un ejercicio del día a día, pasos hacia logros o a la mejora de uno mismo, pero no el último y único estado del éxito.

Para que los niños lleven a cabo el logro de los propósitos se tienen que tener en cuenta las emociones: tanto las suyas como las de los padres o aquellos que les estimulan. Los padres tienen que ser los que imaginen, motiven, y estimulen al niño, los que se emocionen con él por su trabajo, éxito y fracaso, buscando nuevas soluciones para este último.

Es importante animar al pequeño a conseguir lo que quiere; pero igual de importante es mostrar que el esfuerzo tiene su recompensa y que, aunque el éxito alegra, perder es igual de satisfactorio por todas aquellas tareas y voluntades que lleva detrás conseguir algo.

Es interesante que experimenten la estimulación, la positividad, la resolución de problemas, el sentido común, la responsabilidad, la perseverancia y darles esa madurez que supone cada experiencia de cada meta, siempre recordando que son niños.

Dejar un comentario

happy wheels